Inmigrantes con permisos vencidos podrán seguir trabajando

Compartir en:

La mayoría de los inmigrantes que tienen autorización de empleo vencida o que expirará en los próximos meses, podrán seguir trabajando mientras el gobierno procesa sus renovaciones. 

La nueva política de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) fue adoptada en respuesta al gigantesco atasco que maneja la agencia, la cual en abril superaba los 9 millones de solicitudes de beneficios. Algunos de los beneficiarios serían los titulares del Estatus de Protección Temporal (TPS) y peticionarios de asilo político, entre otros. 

«La Regla Final Temporal (TFR) aumenta el período de extensión automática para la autorización de empleo y los Documentos de Autorización de Empleo (EAD), disponibles para ciertos solicitantes de renovación de EAD, hasta 540 días», dijo la agencia en un comunicado. La TFR, que solo aplica a las categorías de EAD actualmente elegibles para una extensión automática de hasta 180 días, proporcionará temporalmente hasta 360 días adicionales de extensión automática (para un total de hasta 540 días) a los solicitantes elegibles que tienen una solicitud de renovación del Formulario I-765 pendiente, presentada oportunamente durante el período de 18 meses posterior a la publicación de la TFR mientras el USCIS trabaja con los casos pendientes que se intensificaron durante la pandemia de COVID-19.

El aumento entrará en vigencia inmediatamente el 4 de mayo de 2022 y ayudará a evitar brechas en el empleo para los no ciudadanos con solicitudes de renovación de EAD pendientes. Estabilizando la continuidad de las operaciones para los empleadores estadounidenses, así lo dió a conocer el USCIS. 

Se estima que hasta 420.000 inmigrantes que renueven sus permisos de trabajo estarán protegidos contra la pérdida de su capacidad para trabajar durante la vigencia de la política.

El gobierno dijo que el cambio de política permite a los inmigrantes elegibles trabajar con documentos vencidos por hasta 540 días, en lugar de 180. Eso significa que incluso las decenas de miles de personas que pasaron su ventana de 180 días tienen hasta otro año de autorización de trabajo.

Sin embargo, deja claro que algunos inmigrantes elegibles para permisos de trabajo, incluidos los beneficiarios de DACA y algunos cónyuges de titulares de visas H-1B, no se beneficiarán de la nueva política porque nunca fueron elegibles para la extensión de 180 días de sus autorizaciones vencidas.

Finalmente, es un parte de tranquilidad temporal para los trabajadores y empleadores, ya que pueden continuar en sus labores mientras renuevan y esperan la respuesta a su solicitud. 

Noticia realizada con información de: USCIS y Univisión