En California los indocumentados mayores de 50 años podrán tener Medi-Cal completo

Compartir en:

California, el primer estado de la nación en ampliar MediCal para los adultos de bajos ingresos mayores de 50 años, sin importar su estatus de migración.

Los indocumentados mayores de 50 años que estén por debajo de ciertos umbrales de ingresos serán elegibles para la cobertura completa de Medi-Cal, la versión californiana de Medicaid, la asociación federal-estatal que brinda seguro médico a personas de bajos ingresos, así lo señala California Health Line. 

Esta población sin distinción de edad, representan el 40% de los aproximadamente 3,2 millones de residentes del estado sin seguro. Las estimaciones oficiales sitúan el número de nuevas personas elegibles en 235.000. Aquellos que se registren se unirán a los más de 220.000 inmigrantes sin papeles de 25 años o menos ya inscritos en Medi-Cal.

Si el gobernador Gavin Newsom logra su meta, lo que parece completamente posible, considerando la perspectiva financiera optimista del estado, California podría permitir que todos los indocumentados de bajos ingresos restantes, aproximadamente 700.000 personas, se unan a Medi-Cal para 2024 o antes.

Actualmente, de acuerdo a lo dispuesto en la ley, todos los inmigrantes sin papeles que cumplan con los criterios financieros pueden obtener una cobertura limitada de Medi-Cal, en la cual se incluyen servicios de emergencia y de embarazo, en algunos casos, atención a largo plazo.

Pero cuando se inscriben en Medi-Cal completo, obtienen una cobertura integral que incluye atención primaria, medicamentos recetados, atención de salud mental, atención dental y oftalmológica, anteojos, entre otros. 

Las personas que quieran registrarse en el programa deberán tener en cuenta la siguiente documentación:

– Número de Seguro Social, en caso de que tenga uno

-Una identificación del estado de California

-Información de impuestos federales. Si no declara impuestos, aún puede calificar para un seguro gratuito o de bajo costo a través de Medical.

-Uno o dos talones de pago o comprobantes del servicio de desempleo

-Documentos de inmigración para no ciudadanos, como un número “A” (A-number), número de USCIS o número de documento de llegada/salida. Los familiares indocumentados no son elegibles para la cobertura de Covered California, pero pueden calificar para otros programas.

-Información sobre el empleador y los ingresos de todos los miembros de su familia.

“Este es un momento clave cuando se quiere incorporar a todos estos inmigrantes indocumentados de edad avanzada al sistema de atención médica”, dice Arturo Vargas Bustamante, profesor de política y gestión de la salud en la Escuela de Salud Pública Fielding de la UCLA. Si dejas desatendidas sus afecciones crónicas, dice, simplemente terminarán en la sala de emergencias y será más costoso tratarlos. Esta medida el profesor Vargas, la ha catalogado como “una forma responsable de invertir”.

Los inmigrantes indocumentados juegan un papel importante en la fuerza laboral, pagando aproximadamente 3.200 millones de dólares en impuestos estatales y locales al año en California y 11.700 millones a nivel nacional. El sentido de la inmigración ha cambiado, ya no solo se trata de empleos temporales y luego retornar a su país de origen, esta población se está quedando y construyendo familias en el país. 

El programa quiere llegar a todos los posibles beneficiarios, por tal razón, se prepara para atender y dar manejo a los diferentes requerimientos que se puedan presentar. 

El Departamento de Servicios de Atención Médica, que administra Medi-Cal, está trabajando con los funcionarios del condado, los defensores de los consumidores y el mercado de seguros de salud estatal, Covered California, para llegar a los inmigrantes elegibles. Ha publicado avisos con preguntas frecuentes en varios idiomas. Y la agencia tiene una página de “expansión para adultos mayores” en su sitio web, disponible en inglés y español. Todo esto, con el fin de que las personas no sientan dudas de inscribirse y puedan acceder al beneficio sin desconocimiento del mismo. 

Sin embargo, incluso cuando los defensores y los funcionarios de salud corren la voz sobre las nuevas reglas de elegibilidad, se mantienen alerta ante por si surge desconfianza de parte de los inmigrantes que recuerdan la regla de carga pública de la Administración de el ex presidente Donald Trump, que reavivó el temor de que solicitar beneficios públicos podría dañar su estatus migratorio o incluso llevar a la deportación. Con las elecciones a la vuelta de la esquina, muchos temen que esos días no hayan quedado atrás.

No obstante, el National Immigration Law Center señala que Public Charge es definido por el Servicio de Migración y Aduanas (USCIS), como un individuo que probablemente llegue a depender para su subsistencia del gobierno, al recibir asistencia pública en dinero en efectivo, y no se puede sostener a sí mismo. Sin embargo, los defensores de los inmigrantes han reiterado que MediCal no se considera una carga pública.

Finalmente, el Departamento de Servicios de Atención Médica y varias organizaciones tienen manejo del tema y están disponibles para dar a conocer los nuevos beneficios de Medi-Cal para inmigrantes mayores, incluyendo cómo hacer el proceso de inmigración que estará disponible durante todo el año y cómo elegir un plan de salud y un proveedor. 

Noticia realizada con información de: EFE, Conexión Migrante y La Opinión.