En Estados Unidos se agilizarán los procesos de asilo

Compartir en:

Este martes entra en vigencia la primera fase de un nuevo protocolo que otorga poderes discrecionales temporales a los agentes de asilo del la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), quienes podrán otorgar, negar o referir casos de asilo en la frontera con México, un privilegio que anteriormente sólo podían ejercer los jueces de inmigración.

La Administración de Joe Biden anunció que los migrantes que a partir del 31 de mayo pasen la entrevista de miedo creíble, podrán ser referidos a una corte y posiblemente continuar sus procesos en libertad.

El inicio de este proyecto, se dió a finales de marzo cuando los departamentos de Justicia (DOJ) y Seguridad Nacional (DHS) anunciaron una Norma Final Provisional de Asilo que les otorga estos beneficios antes de que los casos lleguen a los tribunales de inmigración.

De acuerdo con miembros del DHS, este protocolo será activado para “mejorar y acelerar el procesamiento de solicitudes de asilo presentadas por no ciudadanos sujetos a deportación acelerada, asegurando que aquellos que son elegibles para asilo reciban ayuda rápidamente, y los que no lo son, sean puestos en proceso de expulsión acelerado”.

Se toma la decisión de implementar este mecanismo, para aliviar las cortes “debido a los retrasos judiciales existentes”, a finales de abril la Oficina de Revisión de Casos de Inmigración (Corte de Inmigración -EOIR-) tenía acumulados más de 1.7 millones de casos.

El gobierno explica que el programa será implementado por fases, de manera gradual comenzando con un pequeño número de personas y crecerá a medida que USCIS desarrolle capacidad operativa con el tiempo.

“A partir del 31 de mayo el DHS tratará de referir aproximadamente cientos de no ciudadanos cada mes a USCIS para una Entrevista de Méritos de Asilo (AMI) luego de una determinación positiva de temor creíble”, explica la regla.

Inicialmente, se lee en el reglamento, las referencias para una Entrevista de Méritos de Asilo (AMI) se limitarán a aquellas personas que indiquen a USCIS y al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) “su intención de residir en una de las siguientes seis ciudades: Boston, Los Ángeles, Miami, Nueva York, Newark o San Francisco.

Por último, el nuevo protocolo cobija a familias  y se aclara que “no se aplicará a los menores no acompañados”. Estos casos serán manejados al amparo de leyes y regulaciones vigentes, entre ellas el Acuerdo Judicial Flores de 1997. También, El DHS indica que los primeros lugares donde será implementada la nueva regla provisional de asilo serán dos centros de detención en el estado de Texas.

Noticia realizada con información de: Univisión