“Dìgale no al coyote” campaña publicitaria del CBP que busca advertir a los migrantes de los peligros

Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) lanzó este miércoles una campaña publicitaria digital para disuadir a los migrantes que son parte del Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) de emprender el peligroso viaje hacia la frontera estadounidense.

Los anuncios tienen como finalidad transmitir un mensaje claro: los contrabandistas mienten, ingresar ilegalmente a los Estados Unidos es un delito. Igualmente, destacan que los contrabandistas, conocidos como «coyotes», se aprovechan y se benefician de los migrantes vulnerables.

“Los contrabandistas usan mentiras para atraer a quienes son vulnerables a emprender un viaje peligroso que a menudo termina en su expulsión del país o desemboca en una muerte”, dijo el comisionado de CBP Chris Magnus. “Esta campaña publicitaria es un componente importante de los esfuerzos del gobierno de los Estados Unidos para prevenir tragedias y reducir la migración irregular”.

El mensaje advierte que aquellos que intenten cruzar la frontera de los Estados Unidos sin autorización, serán expulsados ​​inmediatamente del país o sometidos a procedimientos de deportación migratoria. Además, recibirán información sobre los miles de migrantes que terminan encarcelados, secuestrados, que son extorsionados o incluso dejados morir por organizaciones criminales transnacionales sin escrúpulos. 

En el año fiscal 2021, los países del norte de Centroamérica representaron el 44 % de los encuentros de migrantes a lo largo de la frontera suroeste.

Finalmente, esta campaña ha surgido del trabajo conjunto del  Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que trabaja de cerca con el Departamento de Estado para rastrear tendencias, compartir investigaciones y coordinar mensajes para contrarrestar las tácticas que usan los contrabandistas y victimizar a los migrantes vulnerables.

Estos mensajes son una apuesta para contrarrestar las múltiples mentiras propagadas por los traficantes de personas y advierten a los migrantes sobre los peligros de ser timados y morir a manos de estas organizaciones criminales.

Noticia realizada con información de:  Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP)

Las afecciones de salud mental que viven los inmigrantes indocumentados en EE.UU.

Germán Cadenas ingresó a Estados Unidos a los 15 años de edad junto con su madre y hermano menor para visitar a su padre, sin embargo, y en vista de la necesidad en su país natal, Venezuela, decidieron dejar expirar sus visas y quedarse en USA, por lo que Cadenas vivió como inmigrantes indocumentados durante 9 años.

Luego de casi 10 años después y a sus 34 años de edad, Cadenas pudo convertirse en ciudadano estadounidense, profesor de Psicología de la Universidad de Lehigh y ha logrado publicar una gran cantidad de investigaciones centradas en la psicología de los inmigrantes indocumentados.

Según investigaciones que han recopilado durante más de una década, se ha demostrado que las comunidades de inmigrantes estadounidenses sufren de afecciones de salud mental como ansiedad, depresión, trastorno de estrés postraumático y sentimiento de baja autoestima.

Investigadores y defensores afirman que estas afectaciones de salud mental pueden deberse a ser perseguidos, detenidos y marginados, así como sentirse deshumanizados en todos los ámbitos posibles, ejemplos de ello son: educación superior excluyente, prácticas de empleo esclavizantes y mal pagas, violaciones de los derechos civiles e incertidumbre en las políticas de inmigración cambiantes.

Cadenas descubrió que una vez que los inmigrantes identifican sistemas que los perjudican mentalmente y después se unen a un activismo por la justicia social para resistir y desmantelar aquellos mismos sistemas, sus esfuerzos sirven como un «mecanismo de afrontamiento que ayuda a defender su salud psicológica» y ayuda a otros a sanar.

Fue por ello, que Germán creó movimientos activistas, desde los cuales trabajar los traumas que al igual que él muchos inmigrantes lidian.