Nuevo plan de Biden busca gastar 100.000 millones para tratar problemas en el sistema de inmigración

El presidente Joe Biden busca por medio del nuevo plan social de 1.75 billones presentado este jueves 28 de octubre, incluir una partida de 100,000 millones de dólares para reformar el sistema de inmigración en conformidad con las normas de reconciliación del Senado.

Luego de haber presentado dos propuestas para el plan social, ahora los demócratas intentan impulsar un plan C, en el que se espera aprobación para otorgar el estatus de libertad condicional humanitaria, incluyendo autorización de trabajo y protección de deportación para ciertos inmigrantes indocumentados.

Según un comunicado emitido por la Casa Blanca, el presupuesto estaría destinado a reducir retrasos en las cortes, expandir la representación legal y “hacer que el sistema de asilo y procesamiento fronterizo sean más eficientes y humanos”

Sin embargo, Biden no especificó si el plan incluirá un camino a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, como ya lo habían prometido los demócratas ante la imposibilidad de aprobar una reforma migratoria por la oposición republicana.

El nuevo proyecto social será admitido por el Congreso mediante el sistema de reconciliación, una modalidad legislativa que permitirá sacarlo adelante a pesar de las obstrucciones republicanas. Aún así, el Congreso obliga a que el paquete se limite a nivel presupuestario, por lo que debe ser aprobado por la asesora de reglas del Senado, Elizabeth McDonough para revisar si puede hacerse mediante reconciliación.

La Cámara de Representantes dio a conocer el bosquejo preliminar del proyecto de ley, en el que incluye una disposición para permitir que las personas indocumentadas que llegaron a los Estados Unidos para el año 2010 soliciten un estatus legal. El plan de ley de la Cámara además incluye una disposición para recobrar hasta 226.000 visas no usadas.

Nominado de inmigración de Joe Biden explicará por qué debe liderar la agencia fronteriza entre EE.UU. y México

Chris Magnus, el nominado por el presidente Joe Biden para dirigir la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) testificará y explicará ante los Senadores por qué debe liderar la agencia fronteriza en medio de uno de los años más transitados en dos décadas en la frontera sur. 

La nominación de Chris Magnus, jefe de policía de Tucson, Arizona, había sido retrasa por el Senador, Ron Wyden, quien acordó el mes pasado permitir que la nominación de Magnus avance después de que el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, proporcionara los materiales y dirigiera una revisión de las políticas de uso de la fuerza de la agencia.

La audiencia se desarrolla cuando la agencia fronteriza combate cargas de trabajo a grado de crisis y críticas acaloradas de los defensores de los inmigrantes, los legisladores demócratas y el propio mandatario, por el trato dado a los migrantes haitianos bajo la orden de salud pública, Título 42 de la era de Trump, con la cual se expulsa de manera rápida a los inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México. 

Magnus se enfrenta para liderar la agencia de aplicación de la ley más grande y la segunda fuente de recaudación de ingresos más grande del gobierno federal que no ha tenido un líder confirmado desde que Kevin McAleenan renunció durante la administración Trump en 2019.  

Magnus le dijo al Comité de Finanzas del Senado que, de ser confirmado, mejoraría la capacitación para aumentar la sensibilidad del personal de CBP. «Creo que la humanidad tiene que ser parte de la discusión desde el principio y, a menudo, a lo largo de las carreras de los miembros de CBP», dijo.

La noticia ha sido creada a partir de The Washington post: https://wapo.st/3njhDvn